EL ANILLO

Me gusta ``jugar`` con las imágenes, he echo esta para el relato, creo que no esta mal

La noche oscura era intensa, el frío helaba los huesos y el viento iba a la carrera, como si quisiera arañar su piel en su rápida maratón. Natalia estaba asustada no sabía porque solo quería regresar a casa y sentirse a salvo entre las cosas que conocía.

Era tan alarmante su paranoia aquella noche que no se fijo en el taxi ni en el taxista que lo conducía, ella solo lo abordo y dio su dirección con aquella voz entrecortada que indicaba al miedo que su trabajo estaba bien hecho.

Sus manos no dejaban de moverse, nerviosa ella sentía que la miraban pero no era el taxista, no, este tenía la mirada fija en el camino, la sensación venia de su lado, al costado de ella pero no había nadie más en el taxi que ella y el conductor, “NADIE MAS“; ella asustada como estaba extendió su mano por el lado desocupado del mueble del taxi, nada, no había nada ahí, nada mas solo un peculiar objeto, muy distinto a los que había visto y a los que ella tenía, este debía de pertenecer a un hombre, tal vez al taxista o a algún otro pasajero, pero aquel objeto llamo tanto su atención que la hiso olvidar su miedo, era tan fuera de lo común aquella cosa, parecía tener unos colmillos y unas rojas gemas, color sangre; ya estaban llegando a su casa así que Natalia como si estuviera robando un banco guardo rápidamente el raro objeto y bajo corriendo hasta su puerta perdiéndose de la vista del conductor del taxi que no bajo para exigir su paga por el servicio prestado, en cambio esté se la quedo viendo asombrado por lo que su amo haba decidido entregar a aquella joven.

– está seguro de esto señor- dijo el conductor mirando por el espejo retrovisor a un hombre que de la nada aparecía en el asiento trasero del auto, justo al lado de donde Natalia había estado.

– sí, ella tiene algo que yo quiero, y ya asegure mi entrada a su humanidad, solo esperare a que me llame.

Natalia subió las escaleras rápidamente hacia su habitación ignorando la presencia de su hermana, Natalia estaba tan cautivada por aquel objeto que solo quería poder observarlo con toda tranquilidad en la soledad de su habitación.

-no escuchas que te estaba hablando, entraste como una bala y…

-¿Qué dices?

– hasss te preguntaba ¿que quien te trajo?

– nadie, tome un taxi

– ¿un taxi? Ahora los taxistas manejan carros de lujo o que… ¿y eso que es?- le decía su hermana quitándole el objeto encontrado en el taxi.

– dámelo, es mío- exigía Natalia.

– deja, pues que feo anillo el que conseguiste, veamos si me queda- Andrea, la hermana de Natalia, se colocaba el anillo, en ese momento algo raro sucedió en el interior de Natalia, en su interior gritaba “ ¡NO!“ y el sentido posesivo creció tanto en ella que bruscamente le quito el anillo a su hermana justo antes de que esta se lo colocara.

– es mío, y solo yo me lo colocare, ahora quiero estar solo vete, vete ya- y a empujones saco a su hermana de su habitación.

Aun la noche era intensa, y aun más oscura que antes, no había luna ni estrella todo era oscuridad y en la habitación de Natalia también, no había luz que alumbrara la negrura aquella noche, ella había pasado horas viendo aquel anillo que encontró en el taxi; 11 pm indicaba el reloj y el anillo que ella tocaba parecía hablarle, ella lo miraba como si intentara descifrar lo que pedía y luego miraba su mano, el anillo parecía pedir estar en ella, la reclamaba, Natalia se coloco el anillo que se amoldó a su dedo, aunque parecía mucho más grande encajo perfecto en su dedo; curioso le había parecido aquello e intento sacárselo pero en el intento uno de los colmillos que tenía el anillo roso su piel y la roja sangre broto de su dedo, ella quedo anonadada con su sangre, no el anillo la cortara sino porque era sangre y sentía una extraña necesidad de probarla, llevo su dedo sangrante a su boca y probo su sangre, la saboreó entonces todo se hacía tan pesado, sus ojos pesaban no sentía mas ya su cuerpo, parecía que el sueño era intenso y soñó.

El vampiro sintió la posesión, el anillos había probado ya la vida de la humana, y el viento le trajo el olor de su sangre, el depredador en él despertó, las ansias de sangre estaban ardiendo en su boca que quemaba. Quería entrar y tomarla pero no podía, aun no lo había llamado y aun no lo había invitado a entrar a su casa, odiaba aquello, odiaba la protección que le daban a aquellos humanos, odiaba sentir su boca arder y no poder calmar su sed. Pero pronto ella lo llamaría, pronto su vida seria suya.

Él la había sentido desde el momento en que ella había entrado a aquella tienda, la había estado llamando desde que su aroma se impregno en su mente, y su olfato no dejaba de olerla, la había estado llamando, la quería en ese momento, su necesidad de ella era tan fuerte que lo asusto y fue entonces que decidió tenerla para siempre, una humana no era quien lo condenaría, era aquella sangre que lo hechizaba, su sangre su condena, la había encontrado, y la llamaba pero ella no respondía en cambio salió corriendo del lugar asustada como si sintiera el peligro al que estaba expuesta, pero él no la dejaría había decidido acabarla, condenarla como ella lo condenaría por su sangre,  el vampiro no lo creyó hasta que la sangre de aquella mujer lo llamo, le habían contado sobre los humanos que poseían la fuerza para condenar a un vampiro y este no tenia escapatoria pues ni bien sentían el olor, la tentación era tan fuerte que bebían toda la sangre del humano pero la condena estaba hay en que ya nunca más encontrarían a alguien con esa misma atracción, su sed ya nunca más seria calmada y la obsesión por el sabor de esa sangre crecería en ellos hasta llevarlos a la locura eterna, la condena eterna.

Pero él no sufriría solo, no, una  humana jamás lo condenaría a aquella perdición y si en caso no había escapatoria alguna el se hundiría junto a ella, y tendría lo que necesitaría por toda la eternidad, su sangre.

Natalia perdida divagando en un éxtasis inexplicable abrió los ojos y sin ni siquiera pensarlo lo llamo “VEN“ fue la única palabra que él quería oír en ese momento, lo había llamado y su cuerpo se desespero por entrar pero encontrar aquel obstáculo que no lo dejaba llegar a ella.

El vampiro la llamo, le pedía que lo dejara entrar y ella entre su sueño perdido bajo hacia la puerta para encontrarlo, para dejarlo entrar, hipnotizada ella se deslumbro por sus ojo que quemaban con la mirada, que la dejaban indefensa frente a él.

El vampiro entro en la casa, y todo en aquel lugar tenía el olor de ella, aun mas su boca y garganta ardían pidiendo a gritos su sangre, pero ella aun tenía su anillo. Él le acarició la mejilla tibia y esta toco su piel muerta, ambos se necesitaban, ambos se enloquecían.

–          ¿Quién es?-  Pregunto Andrea quedando también sorprendida por el majestuoso hombre que se encontraba acariciando a su hermana, pero creció el instinto del temor al ver sus ojos hambrientos y grito- ¡ALEJATE!

Pero ninguno de los dos le prestó atención, estaban absortos el uno en el otro, una hechizada por él y el otro atraído por el olor de su sangre.

Andrea bajo corriendo para apartar a su hermana de aquel hermoso pero tenebroso hombre pero antes de que ella lo alcanzara él la miro y ella cayó al suelo, su cuerpo no respondía, inmovilizada su miedo creció, él la miraba como si la fuera a devorar.

El vampiro soltó a Natalia para ir en dirección de la hermana que al contrario de la otra humana tenía un olor desagradable para él, no lo atraía como la otra pero su sed no podía mas y si no la tomaba acabaría mordiendo y bebiendo a Natalia quien lo condenaría a la locura, y aun mas perdido y desprotegido sin su poderoso anillo.

Andrea estaba asustada, muerta de miedo ese monstruo se acercaba a ella y mientras caminaba su boca mostraba unos colmillos largos y filudos que podían cortar su piel, “NO EXISTEN“ se decía ella mentalmente “LOS VAMPIROS NO EXISTEN“ pero entonces él se acerco aun mas y sus colmillos se plantaron en su cuellos, el dolor, asqueroso dolor broto como brotaba la sangre en su cuellos, las lagrimas caían asustadas queriendo huir del terror pero él seguía, violando su humanidad, bebiendo de su sangre.

Natalia veía como aquel hermoso hombre besaba a su hermana, como se alimentaba de ella, y los celos crecieron “ ¿POR QUE ELLA?“ la posesión del ser maldito creció “MIO, SOLO MIO“ , entonces se acerco, toco el hombro del vampiro y este gruñó tan fuerte que el miedo abrazaba el ambiente de aquel lugar pero Natalia solo sintió mucho mas celos, lo sentía, sentía que él era suyo, que tenia poder sobre él y no quería que bebiera de su hermana, el anillo sintió las exigencias de la mujer, sintió lo que ella deseaba y el vampiro hambriento se aparto bruscamente de la mujer que se desangraba en el suelo, Natalia vio a su hermana muriendo pero no le importo estaba satisfecha alejando al vampiro de ella, la odiaba porque él la había tomado antes que a ella, pero entonces como si la llamara acerco sus labios al cuello desgarrado de su hermana y bebió la sangre, el vampiro quedo desconcertado viendo a la humana beber la sangre de otra humana, esto no era normal, ni era normal que el anillo la obedeciera solo controlaba vampiros si otro vampiro se lo pedía “¡NO UNA HUMANA!“ .

Natalia con los labios llenos de sangre se acerco a él y lo beso, dándole de sus labios la sangre de su hermana, su beso, el que ella quería, los dos se besaban mientras Andrea se desangraba, mientras moría.

El vampiro se perdía en los labios de ella, sentía como el poder que tenia se iba y se debilitaba por ella, y no le gustaba, el controlaba y ella era controlada no lo contrario, y el beso entonces se convirtió en la lucha de quien era el que poseía a quien, ella gano, ella tenía el anillo, el maldito anillo que lo acorralaba a lo que ella quería.

Él se levanto empujando a la que ya no era su víctima, el cazador que él llevaba dentro ardía enfurecido y aun hambriento, tomo bruscamente la mano de Natalia donde tenía el anillo que le había entregado para poder condenarla “ DAMELO“ exigió y ella abrió los ojos en par en par sorprendida por lo que le pedía, aun más preciado para ella parecía el anillo que él, quería el anillo y lo quería a él, y si tenía el anillo lo tenía a él lo comprendió al mismo tiempo que lo comprendía el vampiro.

Ella corrió hacia las escaleras queriendo huir a su habitación pero él no la dejo, y entonces ella grito, pidió al anillo que el vampiro se fuera, “ ¡FUERA!“  grito y el vampiro desapareció, la puerta se cerro y ya solo estaba ella en aquella oscura casa, sola con su hermana muerta echada en un charco de sangre.

Natalia fue a la cocina, su garganta ardía también sentía una sed incontrolable que no paraba de quemar.

“NO NIÑA, NO ME PUEDES DEJARME FUERA AHORA“ fue lo que Natalia escucho y reconoció la voz, era él, el vampiro… pero ella lo había sacada de su casa y… “ME DEJAS ENTRAR UNA VEZ Y ME DEJAS ENTRAR TODAS LAS VECES QUE QUIERA“ pero dónde estaba él, dónde.

Una mancha de sangre se vio flotando en la nada, era él ya sabía dónde estaba, frente a ella se rebeló el vampiro, le extendía la mano de donde escapaba su sangre “VEN“ le dijo “ TOMA UN POCO DE MI“ le decía “TIENES SED, LO PUEDO SENTIR, LINDA ACERCATE Y CALMARE TU SED“  aquella sangre era tentadora, demasiado y ella fue a beberla no podía dejarla, la llamaba, la atraía, la necesitaba.

Natalia bebió de la sangre del vampiro y quedo absorbida por el placer que este le daba que olvido sentir otra cosa que no fuera el sabor de su sangre y no sintió la pérdida del anillo, el vampiro recupero lo que era suyo y sus colmillo salieron sin control dirigiéndose a aquella vena que lo llamaba excitada por el sabor de su sangre.

Ella sintió la mordida y gimió enloquecida por el dolor y el placer, ella grito de  placer y dolor y algo en ella se despertó, la sangre de aquel vampiro hacia efecto rápidamente en su cuerpo que los colmillos de la mujer brotaron prematuros buscando la vena muerta del vampiro, Natalia mordió el cuello del vampiro y su sangre llene su boca calmando su desesperación, el vampiro se perdió en aquella excitación que le producía la sangre que bebía y la mordida de ella, ambos excitados, indefensos y enloquecidos se condenaban el uno al otro.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

CREO QUE ESTA HISTORIA PARECE ALGO ROMÁNTICA, NO SE, PERO NO ERA MI INTENSIÓN QUE FUERA DE ESA MANERA jejeje, EN FIN, SIENTO QUE NO ME “SALEN“ BIEN LAS HISTORIAS DE VAMPIROS PERO BUENO.

Anuncios

5 Respuestas a “EL ANILLO

    • LOLA!!!! QUE SORPRESA MAS AGRADABLE ME HA DADO TU COMENTARIO AQUÍ 🙂

      MUCHAS GRACIAS POR PASAR Y LEER, POR TU COMENTARIO TAN LINDO Y SOBRETODO POR EL AGRADO QUE TIENES POR LO QUE ESCRIBO, MIL GRACIAS LINDA
      😉 UN ABRAZOTE!!!

  1. ¡Buena historia! No creo que te salgan mal las historias de vampiros, pues captas rápidamente la atención y el argumento es sólido y claro. El único “problema” que podría encontrarle es que pareciera que necesita un final mas definitivo… más conciso. Pero eso sería todo. Lo digo, más que nada, porque me dejó con una sensación de que quería saber como terminaba aquello.

    Una vez más felicitaciones por el buen trabajo
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s