EL PAYASO

(imagen de http://www.eoloperfido.com/index.htm)

Nunca pensé que nacía para esto, ser payaso, siempre creí que podría ser una gran actor y ganar premios, ser el mejor; pero la vida no, no lo creía así; no se yo mismo tal vez me convertí en el personaje que mas odio.

 

Jamás me gustaron los payasos, de niño siempre me asustaron, con sus caras pintadas y su sonrisa que lejos de parecerme graciosas me resultaban tenebrosas, a pesar de que esos personajes representaban la alegría siempre creí y ahora lo compruebo que su tristeza se esconde tras el maquillaje, ese que oculta la tristeza y trata de convertirla en alegría pero en su afán de convertir al hombre triste en hombre feliz le da un aire macabro, horrendo; tras este disfraz ¨alegre¨ me siento un monstruo en una película de terror donde yo soy el atacado por pequeños seres, ni buen payaso soy.

 

pensar que mi sueño se haría realidad a los quince años, pero claro esa maldita noche tenia que llegar mi padre ebrio y empezar a golpear a mi madre sumisa, ser hijo único no me dejaba apartarme de esa cruel realidad, yo tenia que estar hay junto a ella consolándola, curándola, protegiéndola y adiós audición, adiós sueños.

 

Tal vez comprenda un poco a papá. ser payaso toda una vida es exasperante y tal vez él se sentía desgraciado y el alcohol era su única escapatoria, bueno eso tal ves, también esta la otra posibilidad que él fuera una maldito desgraciado que disfrutaba de cada golpe que le daba a mi madre, pero bueno esa posibilidad me obligue a dejarla a atrás ya que mamá decía:“ tu padre es un buen hombre, solo esta cansado y yo tengo la culpa por aparecerme con mas problemas“, bueno mamá era una tonta más que defendía al marido golpeador, creo que eran felices de esa forma, yo no pero eso nunca les importo total él era un payaso y aquí en su familia creaba su propio circo.

 

Maldición pero como llegue a ser igual que él, como demonios me convertí en mi padre, claro fue cuando él descubrió mi sueño, ha que humillado me sentí ese día, cuanto dolor me cubrió tras sus crueles palabras; recordar ese día, ese maldito día…

“ eres un mediocre, mírate ¡MIRATE!“, gritaba mientras rompía mi libreto… “ crees que puedes ser mas que yo, crees que puedes ser alguien, no ¡NO! tu seguirás aquí como todos serás uno mas, crees que yo me he estado rompiendo el lomo para un estúpido que quiere ser un actorsillo, crees que me he estado disfrazando con estos estúpidos trajes para que tu escapes en un miserable sueño, no, NO, tu veras ahora como es la vida, quieres ser actor, quieres ser un estúpido actor, bien pues vendrás conmigo y actuaras, si hijito esta noche se cumplirán tus miserables sueños, adivina que, tu serás el actor principal, tu serás la estrella“… me dacia riéndose de mi, mientras yo tan cobarde solo lloraba en silencio.

 

Deje que me llevara con él, deje que me vistiera con eso trapos, deje que me pintara con esa pintura que me provocaba picazón por toda la cara, que terror sentí al verme en el espejo, que miedo me produje a mi mismo al verme convertido en uno de ellos, al verme igual que mi padre, era uno mas, era un payaso ahora, ya no tenia escapatoria, ya no tenia mis sueños, ya no, estaba atado a esto, atado, atrapado a este disfraz, ahora yo era un payaso y no podría ser mas que eso, un miserable y triste payaso…

 

“ Hijo, tienes que comprender a tu padre, él solo quiere lo mejor para ti, y ahora lo mejor es que ayudes a la familia, no estamos bien en dinero y lo necesitamos, mira que…“ mi madre siempre defendiendo lo indefendible, ¨lo mejor para mi¨ si claro, le di un beso en la mejilla y me fui a mi cuarto dejándola en la cocina sin que termine su excusa.

 

No fue una buena idea el volver a mi cuarto, el lugar me produjo un profundo dolor, mi cuarto era mi espacio al que nadie podría entrar pero el monstruo violo mi felicidad, en ese lugar donde tanto había soñado ya no había nada mas solo un libreto roto tirado en el piso, llore esa noche, llore mucho por un sueño perdido. Parece tonto llorar por eso por que de igual forma lo podía hacer pero mi terror por haberme convertido en algo tan horrendo, para mí, me sepulto en esa ceguera.

 

Mi mediocre vida siguió así en trabajillos tontos, si iba de fiesta en fiesta, como payaso.

 

Ya a mis dieciocho años tuve la oportunidad de dejar los trajes y el maquillaje, como todos salir del colegio refería ir a la universidad y mi madre quería eso para mí, pero claro mi opinión en eso tampoco importaba…

“bien el ira a la universidad pero será abogado, si por que ellos ganan mas y es mas fácil que haga dinero rápido“… ese era papá que lo único que pensaba era que el dinero lo tenias que conseguir a cualquier precio pero él también tenia restricciones si hubiera robado estaría muerto ahora, muy honrado era él, bueno no, eso no era cierto solo no tenia que avergonzarlo y ya.

 

“muchacho estúpido si no ingresas te moleré a golpes, mira que si tu no ingresas a la universidad no tendrás otra oportunidad no gaste dinero en ti por las puras, así que se inteligente por una vez“… con un gran incentivo fui a dar mi examen de admisión a la universidad, no se si fueron nervios o solo por llevar la contra a los deseos de mi padre tal vez por que aun estaba resentido desde que él rompiera mis sueños y yo quería romper los de él, no lo se, la cuestión es que no ingrese a la universidad, no pude resolver el examen y no regrese a casa hasta las doce de la noche, me quede por las calles pensando en lo que haría desde ese momento en que llegara a casa y recibiera los golpes de papá, pensaba en el traje colgado en mi ropero que me esperaba, pensaba en el maquillaje que mañana se burlaría de mi cuando este pintado en mi rostro, pensé en mamá, en mi y en mis sueños perdidos, pensé que debería olvidarlos y resignarme a mi trabajo de payaso,  sabia que papá era demasiado egoísta para dejarme buscar otro trabajo, sabia que él no quería que lo dejara solo en su miseria, como lo llamaba el, para mi mí padre era mi prisión y el carcelero que va matando poco a poco cada esperanza que encontraba.

 

Llegue a casa tarde, me recibió mamá preocupada, pobre de ella debí avisarle, la iba a calmar cuando entro papá… “ muchacho estas son horas de llegar, claro tonto como aquí tienes a tus sirvientes esperando, dime muchachito que paso con el examen ¡dime demonios!“….  no dije nada aun no sabia que decir mis opciones se habían esfumado, y mi miedo por encontrarme nuevamente metido en el papel de payaso me dejo pasmado.

 

“ ¡Carajo!  mírame cuando te hablo, respóndeme“…  lo mire fijamente a los ojos y le dije fuerte y claro <<NO PAPÁ, NO INGRESE A LA UNIVERSIDAD>> su respuesta fue una fuerte y sonora cachetada que casi me tira al suelo, “te lo dije maldita sea, te dije que este estúpido no haría nada bien, gaste dinero para nada y es tu culpa mujer por convencerme en pagar para eso“…  ahora le gritaba a mamá, yo solo escuchaba, solo quería esfumarme, pero no, creo que algo valiente tengo porque esa noche le grite a papá de una forma lo enfrente y le dije todo lo que sentía bueno no todo habían cosas que simplemente se negaban a salir, y cual fue su respuesta un (claro hijo, te comprendo no te preocupes todo estará bien) no ese no era mi padre, en cambio los golpes fue su verdadera respuesta, dolieron y mucho, “ que te has creído, crees que me puedes responder de esa manera, quien crees que soy“…  mi padre me azotó con la correa y la vez que yo quise detenerlo nuevamente  me pego con la hebilla y por ello ahora tengo esta cicatriz en mi rostro, dolió en un principio pero luego me acostumbre a ella como lo hizo mamá y papá, esa marca ya no importaba era solo la señal que en casa no se permitía que me revele.

 

después de esa noche en la que recibí mi ¨castigo¨ trabaje duro y con resignación momentánea, sabia que mientras viviera en casa de mis padres yo no podría hacer nada que en verdad me gustara y que seguiría atado a este disfraz, a esta profesión artística de payaso, trabaje escondiendo tristeza detrás de una sonrisa dibujada en mi rostro, era infeliz en este trabajo y mi miedo a estos personajes iba creciendo, sentía que moría a mi corta edad, yo iba creciendo y parecia que la repulsión crecía conmigo ya no soportaba este traje estrafalario, me sentía hundido en un mundo extravagante y mentiroso.

 

Cuando por fin me sentía nuevamente fuerte y listo para ¨volar del nido¨, para seguir mis sueño perdido una tragedia cubrió mi vida, mi frágil y sumisa madre murió, sentía un odio tremendo por el asesino de mi madre, ella no merecía morir en una pista desangrada y sola, ella no merecía dejar esta vida así tan miserable, ella no podía dejarme solo con él, yo no podía dejarla ir… Yo no podía resignarme a no verla más, a no escucharla jamás. Mi madre murió atropellada por un ebrio mediocre que se dio a la fuga dejándola morir, ella murió una noche que volvía de la iglesia, yo le dije que no fuera, que se quedara en casa ya que era la única noche libre que tenia y no la veía mucho pero ella insistió en ir a su iglesia, no me entere de su muerte hasta la mañana siguiente cuando un vecino vino y dijo: “estuve tocando desde ayer en la noche, paso algo terrible…Tu… Mamá esta… muerta… a ella…“ no lo deje terminar de hablar no me cabía en la cabeza que eso pasara, ella estaba muerta desde la noche mientras yo dormía profundamente, mientras papá…mientras él se recuperaba de una borrachera, salí corriendo al encuentro de mi madre muerta ¡MUERTA! me gritaba en mi mente, la encontré sola y ensangrentada en la gélida pista, la abracé, le grite y le llore en esa pista frente a muchos espectadores, le llore por que ahora estaría solo y sentía que con ella se iba el cariño que el mundo me daba.

 

Varios días después del entierro me encerré en mi cuarto recordándola, estaba cansado de llorar y la tristeza de su perdida no me dejaba, quería sonreír quería recordarla alegremente pero no podía sonreír, no podía, me dirigí al baño saque todo el maquillaje de payaso y me dibuje una sonrisa, trate de hacerlo lo mejor que pude para ella pero al mirarme en el espejo la tristeza me mostró una sonrisa deforme y tenebrosa, me lave la cara y corrí a mi cama a esconderme bajo las sabanas para seguir llorando, horas mas tarde mi padre toco la puerta de mi habitación… “ya deja de llorar, para, eso no la traerá devuelta“, me grito desde fuera, tan malévolo me pareció en ese momento, tan insensible y patán, como se notaba que nunca la amó, como se notaba.

 

Desde el entierro no le hable, no nos consolamos el uno al otro no podíamos no sabíamos como hacerlo y papá encontró su refugio hundiéndose cada vez mas en el alcohol, ahora no había momento en la que él no bebiera…

“muchacho ya deja eso, sal de hay y ve a trabajar, ya no tenemos dinero y tenemos q….“ salí del cuarto y sin decirle nada me fui de la casa, a trabajar; los días fueron iguales yo trataba de pasar cada vez menos tiempo en casa y sorprendentemente encontraba refugio en el trabajo de payaso, lo irónico del asunto me consolaba a aquello que detestaba.

 

Pasarían ya tres años del fallecimiento de mi madre, tres años viviendo solo con él, mi padre, ¿cómo me fue vivir solo con él? fue nada, no nos veíamos, inconscientemente nos evitábamos, era vernos a la hora de los pagos de la casa y era solo ”ten esto es para la luz” solo eso y un ”aja esta bien”, que patético era todo, yo estaba resentido con él por obligarme a no ser valiente y destruir mi sueño y resentido conmigo mismo por ser tan estúpido y dejarlo hacerlo, molesto estaba porque nunca amó a mi madre, porque ella se fue sin amor y sin nadie a su lado, estaba molesto por encontrar un respiro de tras del disfraz de payaso que tanto odiaba.

 

Llegaba una noche a casa tarde y encontré a mi padre tirado en la vereda de la calle donde mi madre murió, estaba ebrio, mucho, le dije que se parara que fuera a la casa y él solo se echo a llorar, lo levante del suelo y nos dirigíamos a casa él solo decía… ‘‘Perdóname, no quería hacerlo, no sabia que eras tu, perdóname perdón, perdón, perdón…“

Perdón, pedía no se a quien, no lo sabia aun, lo lleve a casa y lo deje en el sofá para que siguiera ahogándose en lo que fuera que lo atormentara, solo tres veces mas lo lleve a casa cuando me lo encontraba ebrio en la calle, solo esas tres veces lo ayude y siempre decía lo mismo, pedía perdón ya luego no le preste atención lo veía hay en ese mismo lugar bebiendo y llorando yo pasaba, ya creo no me importaba.

 

Con mi padre fuera de mi vida, así como estaba me creí libre para buscar aquello que había volado sin mi, mis sueño de ser actor, busque por todo lugar una oportunidad no fue fácil ya no era tan joven y no tenia experiencia frente aun gran publico pero le eche ganas al asunto cada vez veía mas lejos la condena del payaso para la que nací, cada vez me sentía yo mismo.

 

Por fin llegaba mi oportunidad, pedían actores de mi edad para un papel en una obra teatral, no importaba la experiencia solo querían que reflejaran bien al personaje, la obra se llamaba ¨EL PAYASO¨ y el papel para el que yo iba era para el del payaso, personaje principal,  irónico la historia contaba la vida de un joven atormentado por no querer ser payaso, nuevamente irónico yo que odiaba trabajar como payaso, pero por eso estaba confiado, estaba seguro que me darían el papel a mi, esta seria mi oportunidad.

 

La audición salió bien, no olvide nada de nada, recordé cada línea y sentí cada palabra que recite, estoy seguro que me llamaran.

 

Tan feliz estaba, tan alegre por fin veía mi sueño llegar a mi, pero ni bien salía del teatro me llamo la operadora del hospital, me dijo que mi padre estaba internado y muy grave, me dijeron que tenia que ir a verlo, lo dude sentía que si lo veía, que si estaba tan solo un poco junto a él todo lo que estaba logrando se iría.

 

Pero fui al hospital, estaba alegre y era mi padres así que fui a verlo, en efecto estaba él muy grave, el alcohol le pasaba la factura por sus excesos.

Estuve junto a él, y con el celular en la mano también esperando la llamada de los productores de la obra, esperando; hora tras hora, el tiempo pasaba y no llamaban, decidí llamar yo, me contesto una señorita y me dijo que ya tenían a la persona protagonista de la obra, pregunte quien era y resulto que no era yo, no me eligieron, ¿Por qué?  pregunte y aquella contesto diciendo que el papel del pobre joven que odiaba ser payaso no me daba bien, que no lo sabia interpretar que era muy alegre para el maldito triste personaje.

 

DEMASIADO ALEGRE, QUE NO REFLEJABA LA TRISTEZA Y FRUSTRACIÓN QUE DEBÍA PRESENTAR  EL PERSONAJE… ¿NO REPRESENTABA NADA DE ELLO? PERO SI ERA MI VIDA LA QUE NARRABAN… ¡MI TONTA VIDA!… TENIA QUE SER YO EL QUE PREOTAGONIZARA AQUELLA OBRA, MI VIDA… MI VIDA

 

“perdón… perdón… no sabia que eras tu, no sabia, yo no sabia…“ eso decía mi padre en sueños, en mal momento despertaba de su sueño, en mal momento, yo esta furioso por mi, ¡MI! fracaso y confirmaba lo que él tanto me decía “no eras nada, no eres bueno ni para ser un maldito payaso“ él siempre tuvo razón y cuanto coraje me daba eso… “perdón, no quería…“

 

¿A quien le pediría perdón? ¿A mi?… no, no lo creo, se lo pregunte, le pregunte a quien le pedía perdón, y me quede helado cuando oí su respuesta, no lo creía no podía ser verdad las palabras que salían de él, no podían.

 

Lo odie tanto en ese momento, lo odie mucho mas que antes, lo odia y mi coraje aumentaba; él, mi padre era el maldito que le arrebato la vida a mi pobre madre, ¿pero como? él no tenia auto, pero su amigo si… el alcohol y el auto una combinación asesina, se dirigía casa, me dijo, iba camino a casa manejando el auto de su amigo y en eso aparece una silueta en medio de la pista, una persona que el no vio venir y ni siquiera le dio tiempo para pensar en frenar, la atropello, dice que se bajo del auto para ver si estaba bien la pobre mujer y que grande fue su horror al darse cuenta que era su mujer y que la había matado…

 

“¡Maldito!“ le grite “¡maldito me arruinas la vida, siempre, siempre, me quitas lo que quiero!“ estaba ciego de dolor, desilusión, temor y rabia… estaba ciego y no sabia nada mas solo que lo odiaba, la tención subió, él se altero y empezó a sufrir un paro respiratorio “ayúdame“ recuerdo que me dijo en susurros, yo cogí su almohada y la presione sobre su rostro hasta que él ya no se movía, lo ayude, me deshice de él como él se deshizo de mi madre y de mis sueños… lo mate.

 

Acabo de matarlo, y aun así no me siento libre, recordar toda mi vida de nada sirvió, sigo en lo mismo y aun mas perdido que antes, mas solo y sin rumbo, no se que hacer ya ni sueños tengo mas solo un triste traje de payaso colgado en mi ropero, solo un traje burlón que me espera.



____________________________________________________________

ESTE RELATO NO QUIERE DENIGRAR A LAS PERSONAS QUE LABORAN COMO PAYASOS, SOLO ES UN PERSONAJE FICTICIO QUE TOMA AL SÍMBOLO DEL PAYASO COMO SU PRISIÓN, EXCUSANDO SU FRUSTRACIÓN.

EL RELATO “EL PAYASO“ YA LO HABÍA ESCRITO DESDE FINES DEL AÑOS PASADO PERO POR DISTINTAS RAZONES NO HABÍA PODIDO ESCRIBIRLE UN FINAL, DESDE EL PRINCIPIO NO ESTABA CONFORME CON LA IDEA DE LA HISTORIA, NO SE SIMPLEMENTE NO SABIA PORQUE SE ME OCURRIÓ, TODO SURGIÓ POR UN AMIGO QUE ME MANDA UNA SOLICITUD PARA UN CONCURSO DE NOVELA CORTA, EL CONCURSO SE LLAMABA Concurso Novela Corta 2011, Julio Ramón Ribeyro“ PERO ESTO NO ES NOVELA Y NI LLEGA A LA CANTIDAD DE PALABRAS QUE PIDIERON, ADEMAS CUANDO ME PIDEN ALGO PARA CONCURSO CREO QUE ME DA ALGO PARECIDO AL PÁNICO ESCÉNICO Y NO PUEDO DARLES FINAL JEJE… EN FIN, QUISE COPIAR EL ESTILO DE RIBEYRO PERO CREO QUE SALIO ALGO DISTINTO. ESPERO LES GUSTE EL RELATO.

Anuncios

11 Respuestas a “EL PAYASO

  1. Es el relato más sobrecogedor que he leído de tu pluma, Aliett.

    La tragedia ocurrió de forma horrible en todos los ámbitos, y pensar que todos usamos máscaras para ocultar cosas de nosotros es igual de impactante y preocupante. Por eso me gusta la noche, porque las máscaras desaparecen y somos nosotros mismos. Ya lo he dicho en más de una ocasión…

    Querida Aliett, me alegro por tí. Has logrado un trabajo excelente y que tiene mucho potencial de desarrollo también. ¡Hubieras ganado ese concurso si se hubieran dado las circunstancias!

    Ha sido muy grata lectura
    Felicidades
    Un abrazo

    • SOBRECOGEDOR, UY BUENO!!
      ^^ GRACIAS ADLIEN QUE BUENO QUE TE GUSTO
      JEJEJE… MMMM QUIEN SABE SI GANARA ESE CONCURSO 🙂

      OTRO ABRAZO PARA TI ^_^

  2. Lo primero, y muy importante, Joselyn, es un hermoso relato, tiene una gran calidad y no desentonaría en ningún certamen; te animo encarecidamente a que te decidas y lo hagas rular por ahí, la red está llena de sitios con listados de diversos certámenes de poesía, relatos o de temática libre; yo he tenido la gran suerte de ganar un par de ellos y te prometo que es un subidón de adrenalina increíble en forma empujón para el ego y la seguridad en ti misma.

    Ahora al grano: Joselyn impresionante, magnifico, duro como un disparo certero al corazón, cargado de vida y a la vez de odio.

    No sabría decirte que es lo que más me ha gustado pero quizá lo que me ha arrebatado el corazón es la parte en que le comunican que no puede ser el protagonista por ser demasiado alegre, es una paradoja tan cruel que estremece el alma.

    Por otra parte me encanta también el momento en el que dejas una pista, nos dejas intrigados y con la antena puesta porque el padre pide perdón pero nos haces sufrir tres párrafos más, es genial, qué capacidad de producir intriga.

    Por último hay partes del relato en las que reflejas tan bien el dolor y el sufrimiento de una familia rota que me empujan a meditar de donde sacas ese poderoso caudal de imaginación.

    Poderoso Joselyn, infinitamente duro y arrebatador.

    • ^^ he de arriesgarme mas entonces… la mala onda es que ponen muchas reglas (una cantidad de versos, una cantidad de palabras, un estilo en especifico) mmmm no me sale el estar midiendo lo que escribo jejeje… en Perú, mi país, últimamente a aumentado este tipo de concursos en colegios, universidades, municipalidades, en la biblioteca nacional, etc, etc y esto se debe al reconocimiento del premio nobel de Marío Vargas Llosa. (ya le dan algo mas de importancia a los escritores)… los únicos concursos que he ganado fueron en el colegio jeje… bueno lo intentare 😉

      ay si que fui mala con el personaje verdad, pero quería hacer algo triste (que las esperanzas se le esfumen)… pues eso de el suspenso paso sin querer, no me di cuenta que dejaba rastros de suspenso hasta que lo leí ya terminado la historia.
      sobre la familia rota se me es fácil tratar de imaginar como ha de ser esa situación, o como se sentirán, no se simplemente imaginar que sentiría en cualquier caso (alegría, dolor, terror, etc) se me da fácil ^_^ ademas la sociedad te da una imagen muy viva de esta situación, ya solo veo lo mal que trata mi vecino a su familia y ya esta (una lastima) :/

      gracias José, me alegra que te gustara.

      un abrazo.

      • Quisiera recalcar que le has dado “un brazo” a José, jajajaja.

        Ahora en serio, es bastante interesante lo que dices. Me alegro de que venga ese reconocimiento a los escritores, aún cuando no sea por la más noble de las razones en mi opinión (en base al éxito de un escritor y no por iniciativa propia).

        Empieza a participar en todo aquello que no reprima tu talento y dales duro, que tienes mucho potencial 😉

        Un abrazo, Aliett 🙂

        • UY!!!! JEJEJE PERO YA LO ARREGLE 😛
          😉
          SI ES MUY MALO QUE NO LE PRESTEN LA DEBIDA ATENCIÓN A ESTE TEMA DE LOS ESCRITORES,
          BUENO ADLIEN LO VOY A INTENTAR n_n

          UN –> ABRAZO!..!…! …!!!!!

  3. De donde sacaste la foto del payaso, hace tiempo que me quiero tatuar la imagen de uno y es la única que encontré que me gusto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s