EL GATO QUE ME “TRAUMO“, mi cuco

Esta es solo una anécdota de mi infancia, algo que se me a metido en la mente estos últimos días, no se el porque pero anda dando vueltas en mi mente y pues para que salga lo escribo y aquí les va.

“Era una noche, no recuerdo cual era exactamente el día, tenia como 6 años y en ese tiempo vivimos en una pequeña casa donde teníamos un gran “salón“ como cuarto común entre mis padres, mi hermano y yo, ya que la casa se estaba construyendo, en fin, aquella noche mi madre me mando a dormir como siempre ya que yo era de las que se quedaban despiertas jugando o haciendo cualquier cosa, obedeci como niña buena que era (si era muy obediente),  me fui a dormir a mi pobre camita que adoraba, demore en dormir, como siempre me pasa me quedaba pensando y soñando despierta, cuando por fin llego el tardado morfeo a cubrìrme con su manto solo cerre los ojos dispuesta a soñar verdaderamente, pero había algo que en mi sueño aun en mi inconsciencia me producía temor, me acuerdo de esa sensación perfectamente, es raro estar soñando y aun así sentir lo que pasa o tal vez era todo producto del sueño, no lo se, la cuestión era que andaba ya quedando dormida y soñaba, eso si no recuerdo que soñaba, y sentía que algo me miraba que algo ajeno a mi en eso momento estaba vigilando me; que se les ocurre que puede pasar por la mente de una niña de 6 años entonces, pues no se ustedes pero a mi me vino a la mente todos eso cuentitos de terror que se les cuenta a los niños, esas películas que me decían que no viera, sobre todo esa inseguridad del temor de no saber que era eso que andaba vigilando, le di a esa sensación el nombre mas común que a mi corta edad se me ocurrió y como muchos niños lo llaman “el cuco“..

No se como, sera que no estaba profundamente dormida, pero esa sensación me perseguía en el sueño asi que sin siquiera pensarlo y con mi espíritu curioso abri los ojos sin titubear y hay estaba esa sensación tenia ojos, unos ojos que según mis recuerdos eran amarillos con tonalidad rojiza, me perdí en esos ojos un instante que parecía eterno, enserio me asuste, abrir los ojos y encontrarte con esos ojos extraños sobre ti no es normal y mucho menos para una niña de 6 años, como era de esperar grite primero despacio, creo que ese grito fue para ver si esa cosa se movia pero no, volvi a gritar fuerte esta vez y mi madre, como siempre, fue la primera en responder,“ ¿que?“ pregunto, seguro pensaba que era una pesadilla lo que tenia, al no contestarle ella se levanto de su cama prendió la luz y yo por fin pude descubrir a mi “cuco“ y al ver verdaderamente que era grite aun mas, raro jaja..

Ese ser, que andaba posado en la cabecera de mi cama no se movió, mi madre despertó a mi padre y este perezoso aun, fue a mi “rescate“ con una escoba en mano, y fue hay cuando ese ser salto de mi cama al piso y se fue.“

no he olvidado a ese gato negro de mirada horrenda y curiosa, me pregunto ahora ¿porque fue que estaba hay?,¿ porque yo?, ¿que andaba haciendo yo para que el gato fuera a mi?, y ¿como había un gato en la casa?, en el barrio en el que vivia nadie tenia gatos, pero esos no explica nada pudo llegar de cualquier lado,  ya nunca mas vi a ese gato, ya nunca mas encontré su mirada en ningún otro gato, y tampoco he tenido pesadillas con ese gato pero he alejado de los gatos que he visto, no los toleraba hasta ahora que creo que ya los “paso“ ..sobre todo los de color negro.

Bueno esa es mi anécdota infantil que no me ha dejado estos días pensar, no se que piensen ustedes pero solo lo quise contar.

Y así que mi coco resulto ser un gato negro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s